Encontrándome a mi mismo en KOYA SAN

Estuve en Japón 20 días repartidos entre Tokio y Kioto. Nos enteramos de la posibilidad de dormir con monjes en Koya San en un espacio natural privilegiado. Así que decidimos hacer un paréntesis entre la ultramodernidad de Tokio y la tradición de Kioto, para hacer una inmersión en la reflexión de Koya San. Ya el viaje en tren a través de las montañas fue una experiencia maravillosa. Pero la estancia en un lugar tan espiritual superó nuestras expectativas. El paseo nocturno al cementerio con candiles encendido siguiendo un camino con estatuas y lapidas fue alucinante. Después descanso en el ryokan y cena vegetariana servida por los monjes. Descansamos en un entorno de película y al día siguiente visitamos todos los templos y santuarios. La experiencia nos sirvió para recargar pilas y coger energías para el resto del viaje. Fue una experiencia maravillosa.
#inspirajapón

Por JOSITO

Dónde: Koyasan