ramen_michelin

Conoce con Japonismo los mejores restaurantes de ramen de Japón

Comer un buen cuenco de ramen, con una sopa con sustancia y haciendo ruido al sorber, es una de esas experiencias cien por cien japonesas que no podemos perdernos cuando visitamos Japón. Y es que el ramen es un plato que los japoneses adoran y que podemos encontrar por todo el país. Y no sólo lo adoran los japoneses, claro. Porque tras el sushi, el ramen ha traspasado las fronteras de Japón y se ha extendido por todo el mundo. Así, no es difícil encontrar restaurantes de ramen en casi cualquier ciudad occidental. Y esto, claro, nos pone los dientes largos a la hora de viajar a Japón.

El ramen es un plato de fideos de trigo en sopa, que además se suele acompañar de algún ingrediente adicional como panceta de cerdo asada o chashu, huevo, algas o setas. Esta definición, aunque correcta, es engañosa, porque esconde la inmensa variabilidad que existe en el mundo del ramen y la cantidad de versiones que han ido apareciendo por todo Japón. Y es que los fideos pueden ser más o menos gruesos o hasta rizados; el caldo puede ser de pollo, de cerdo, de pescado, de marisco, mezclado, etc.; y el tare o salsa, que es uno de los elementos indispensables de todo ramen y con lo que se mezcla la sopa, suele ser uno de los secretos mejor guardados de cada restaurante, ya que no hay dos lugares que tengan el mismo tare.

ramen

Básicamente esto significa que no hay dos boles de ramen que sean iguales. Ni siquiera en la misma ciudad, aunque haya dos restaurantes puerta con puerta que cocinen el mismo tipo general de ramen. Y ahí está la grandeza de este plato, porque no importa qué ciudades visitemos, siempre encontraremos un bol que nos haga salivar.

En cualquier caso, la historia del ramen en Japón es relativamente reciente, ya que su origen está en una sopa con fideos china que llegó a través de los inmigrantes chinos de Yokohama a mediados del siglo XVIII. A partir de ese momento, ese plato de origen chino fue evolucionando para adaptarse al gusto japonés y acabar convirtiéndose en algo muy japonés. Y el resto es historia, claro.

Y aunque hay miles de ramen distintos y sabrosos, hoy queremos hablar de los tres mejores ramen de Japón. Japón es un país donde las listas de tres elementos están a la orden del día: los tres mejores jardines, las tres mejores vistas, los tres mejores castillos… Y claro, no podían faltar los tres mejores ramen, teniendo en cuenta lo popular que es este plato.

Sapporo, el ramen más joven

Así, uno de los tres mejores ramen del país está en Sapporo. Y es, curiosamente, el tipo de ramen más joven, ya que se popularizó alrededor de 1965. Básicamente consiste en utilizar pasta de miso como ingrediente principal del tare, el potenciador de sabor que se añade a la sopa. Y creednos, en lugares tan fríos como Sapporo, se agradece un ramen tan contundente. Nosotros lo hemos probado en varias ocasiones, una de ellas en febrero, el mes más frío del año, cuando se organiza el Festival de la Nieve de Sapporo o Yuki Matsuri. Y poder tomarse un ramen bien caliente en el parque Odori del centro de la ciudad, entre grandes esculturas de hielo y nieve es una de esas experiencias que hacen único un viaje a Japón. Pero si Sapporo no está en vuestros planes de viaje, tranquilos. Esta especialidad se ha vuelto tan popular que podemos encontrar ramen con miso por todo el país.

Hakata  y su ramen tonkotsu

Otro de los tres mejores ramen lo encontramos en Hakata, que hoy en día es parte de la ciudad de Fukuoka, al sur del país. Aquí es típico el ramen de tipo tonkotsu, que hace referencia al tipo de caldo, que se hace con huesos de cerdo que se dejan cocer durante muchas horas. Esto hace que el caldo resultante sea denso y con un sabor muy, muy concentrado. Si estáis por Fukuoka, podéis probarlo en alguno de los restaurantes con más tradición o, incluso, en un yatai o puesto de comida callejera. Son lugares con muchísimo encanto, donde sólo caben unas 8 personas sentadas alrededor del pequeño puesto y donde, aunque no sepáis el idioma, es normal acabar hablando con el dueño y con otros comensales y hasta acabar brindando (recordad, para brindar hay que decir «kampai»). Pero como le ocurre al ramen de Sapporo, este tipo de ramen se ha vuelto tan popular que también es fácil encontrarlo por todo Japón.

Kitakata: 100 restaurantes de ramen

Y llegamos al tercer mejor ramen, que encontramos en la ciudad de Kitakata, en la región de Tohoku. Esta ciudad, a pesar de su pequeño tamaño, es una verdadera capital del ramen. Tiene más de 100 restaurantes especializados en este plato y hasta un santuario sintoísta dedicado al ramen. El santuario es además fácil de identificar porque el torii o puerta que marca el paso a suelo sagrado tiene, en lugar de un travesaño horizontal estándar, dos palillos. Además, los fideos del ramen de Kitakata son más gruesos que los que encontraremos en el resto del país y, por si fuera poco, son algo rizados, en lugar de rectos. Así, absorben mucha más cantidad de sopa. Por suerte, uno de los restaurantes más populares de Kitakata, Bannai Shokudo, tiene restaurantes en varias ciudades japonesas por lo que podemos probar este rico ramen en Tokio o Kioto sin problemas.

ramen_santuario

El ramen se ha vuelto tan popular en Japón que, además, podemos encontrar otras variaciones. Por ejemplo, actualmente triunfa el tan tan men, un ramen con caldo picante. El mejor que nosotros hemos probado es el del restaurante Nakiryu, en Tokio, que además tiene una estrella Michelin. Pero si es verano, tenéis los refrescantes hiyashi chuka o fideos sin caldo, donde todos los ingredientes adicionales, además de los fideos, se sirven fríos. Sin olvidarnos de los populares tsukemen, donde los fideos no vienen sumergidos en caldo, sino que se sirven separados y es el comensal quien los mojará en el cuenco del caldo a la hora de comerlos.

Y, como decíamos, si jugamos con los ingredientes, las sopas y el tare, se pueden hacer infinitas versiones del ramen. Por si tenéis curiosidad, en nuestro caso, os recomendamos otras tres que hemos probado en nuestros viajes por Japón. Una de ellas es el ramen con un caldo con yuzu o lima japonesa, que se puede probar en el restaurante Afuri (que además prepara ramen vegetariano también). Y si visitáis Japón en verano, os recomendamos probarlo en el restaurante temporal que tienen en la playa Zaimokuza de Kamakura. Comerse un ramen de yuzu mirando el mar es una maravilla. A pesar de servirse caliente bajo el sol, ¡sienta de maravilla!

ramen

Otra opción es probar el ramen de Onomichi, por ejemplo, tras haber hecho la ruta ciclista Shimanami Kaido. Aquí es típico que el ramen lleve mollejas de pollo y os aseguramos que le da un sabor único que nunca habíamos probado.

Finalmente, os recomendamos el ramen de Nishiki Iwamoto en Matsuyama. Como en esta ciudad de Shikoku es típico el besugo, en este restaurante hacen un ramen en el que el besugo es la base del caldo. Sinceramente, está delicioso, además de ser totalmente diferente a otros ramen que hayamos podido probar. Además, por si fuera poco, el restaurante sale recomendado en la Guía Michelin.

Y nos quedamos con ganas de llevaros a comer otros ramen increíbles que hay por Japón, en algún momento hay que parar. Pero ya veis, si estáis planificando un viaje por Japón, dejad sitio para comer un buen cuenco de ramen (¡o más de uno!). Da lo mismo dónde lo hagáis o de qué tipo sea, porque os encantará.