Ascenso a la cima del Monte Fuji

#InspiraJapón Subimos al Monte Fuji prácticamente cuando ya terminaba el período en el que se permite el ascenso (mediados de septiembre). Lo hicimos 4 amigos que estuvimos un par de semanas por Japón. Tras habernos alojado en Tokio y antes de movernos a Kioto decidimos subir el Monte Fuji. No somos especialmente aficionados a la montaña, pero fue una experiencia única. La cima es bastante asequible. Por el camino nos encontramos gente de todas las edades, desde gente mayor hasta algún niño. Por el camino, perfectamente señalizado, puedes reponer fuerzas en distintas estaciones donde incluso puedes comprar comida. Es un camino lleno de gente, bastante explotado turísticamente, incluso puedes comprarte una especie de bastón de madera que te van sellando en cada estación a medida que subes. Quizás el paisaje no sea el mejor del mundo, tierras áridas volcánicas y, en nuestro caso, mucha niebla, aún así es una experiencia espectacular, viajar hasta Japón y allí ascender al Fuji es algo que recordaremos siempre. La bajada fue lo mas duro, pero una vez abajo, cogimos un autocar hacia Kawaguchiko, un pueblo cercano, donde nos alojamos en un onsen frente al lago, recuperando fuerzas en aguas termales.

Por Eric 
Dónde: Monte Fuji