Tokio

Patricye nos descubre el Japón más Kawaii

Patricia García es la creativa y fundadora de Patricye. Esta artista, nacida en Barcelona, ya desde pequeña sabía que lo suyo era dibujar y crear. Estudió dibujo Manga en Escola Joso y se graduó en Diseño Gráfico y Comunicación Visual. Es, además, postgraduada en ilustración de tendencias y una apasionada de la cultura japonesa. Sus obras se inspiran en la cultura Kawaii y en su viaje Japón pudo descubrir lugares de ensueño que ahora comparte con nosotros.

Patricia, ¿nos explicas qué es la cultura Kawaii?

Para mí, la cultura Kawaii engloba todo lo relacionado con lo “bonito” o lo “tierno”, llegando a ser un tanto infantil a ojos de un occidental, pero que en la cultura asiática se ha fomentado de tal manera que ha acabado influenciando en el diseño, la moda, el manga y convirtiéndose en una forma de vida.

¿Cómo surgió tu pasión por Japón? ¿Y por la cultura Kawaii?

Mi pasión por Japón y por su cultura empezó al descubrir de bien pequeña el manga y el anime. Tuvimos la suerte de que en la televisión catalana emitían muchísimos animes, por lo que crecí con ello, además de leer los mangas de los mismos. A raíz de verlo en TV, con 9 años ingresé en Escola Joso tras ganar un concurso de dibujo en el Salón del Manga, por lo que empecé a potenciar el dibujo y el estilo Kawaii de bien pequeña. Aunque no fue hasta años más tarde que mi estilo maduró con un trabajo más profesional. Tras una pequeña racha de bloqueo creativo, en 2017 viajé a Japón y fue ahí cuando mi pasión por Japón y la cultura Kawaii pudo reflejarse más en mis creaciones.

¿Cuándo te diste cuenta de que esa pasión podría convertirse en tu profesión?

Este fue un tema con el que he estado luchando interiormente hasta hace poco. Mi profesión no es “normal” bajo los ojos de esta sociedad. El hacer chibis exclusivos, diseño e ilustración aplicada a producto bajo influencia japonesa y Kawaii empezó como un apoyo económico cuando tenía 20 años, para ayudar a pagarme los materiales y trabajos de la universidad. Interiormente pensaba que sería algo efímero, una muerte anunciada, ya que mi intención era que, al acabar la carrera, buscar un trabajo como diseñadora gráfica en una empresa. Vamos, lo que sería un “trabajo normal”. Pero lo que empezó inocentemente como un “hobby”, sin darme cuenta acabé profesionalizándolo. Los motivos fueron varios: en primer lugar, tras tener un par de malas experiencias como asalariada en empresas jóvenes decidí que, si alguien tenía que explotar mi trabajo y creatividad, tenía que ser yo misma. Y, en segundo lugar, el proyecto había llegado tan lejos y al público le gustaba tanto, que matarlo no era la solución. Tenía que lanzarme a la piscina y potenciarlo al máximo dedicándole todo mi tiempo en el ámbito profesional.

Como te comentaba al principio, mentalmente me costó aceptar que esto podía ser perfectamente una profesión. Hasta que asumí que, si te ganas la vida con ello, siendo autónoma, pagando tus impuestos y además, es un trabajo que te encanta, ¿por qué no podría ser una profesión? 🙂

¿Qué personaje dirías que es el gran representante de esta cultura?

En el mundillo kawaii, todo lo relacionado con Sanrio o SanX es un claro referente. ¡De Hello Kitty o Rilakkuma hemos comido todos!

¿Qué son las muñecas Chibi? ¿Cómo eliges las temáticas de tus muñecas Chibi?

Las chibis son art dolls hechas a mano, únicas y exclusivas. Las trabajo bajo colecciones temáticas que pueden adquirirse en mi tienda online o en eventos dónde acudo como stand. La temática de las chibis la elijo según la época del año o el evento al que acuda. Por ejemplo, en febrero siempre hago chibis relacionadas con San Valentín, con gamas cromáticas pastel, rosadas y enfocadas a un mundo más “dulce”. O en mayo, en Instagram se vitaliza el “Mermay” enfocado a los ilustradores, pues yo hago lo mismo, pero haciendo chibis-sirenas. En cambio, si voy a un evento otaku, trabajo chibis fanart de personajes de la cultura del manga y el anime.

¿Qué te hace sentirte tan conectada con el arte y la cultura japonesa?

Desde siempre he sentido una conexión muy fuerte con su arte y cultura, incluso el TFG de la universidad lo enfoqué a las leyendas mitológicas japonesas. Y todo en sí es un referente para mi trabajo, mis ilustraciones y los chibis.

Patricye

¿Qué lugares de Japón recomiendas para conocer de primera mano esta cultura? Barrio, tienda, museo…

Si te gusta la moda, el maquillaje y las monadas en sí, Takeshita Street. Si eres un friki de las figuras de anime y reliquias de otras décadas, no puedes olvidarte pasar por Nakano Broadway o las tiendas Mandarake. Si, como a mí, te enamora la cultura Kawaii, visita obligada al parque temático Sanrio PurolandTambién es interesante visitar el Museo Ghibli en Mitaka o hacerte el Fushimi Inari completo en Kioto (el camino de los toriis rojos). Y para desconectar introduciéndote en su cultura más tradicional, a mí personalmente me gustó mucho ir a la isla de Itsukushima, donde puedes ver un torii gigante en el agua, rodearte de ciervos y pasearte por el pueblo.

Patricye
¿Existe una ruta para los amantes de esta cultura?

En mi caso, cuando viajamos mis amigos y yo nos hicimos la ruta nosotros mismos, dividiendo el viaje entre Tokio, Osaka y Kioto, visitando así los lugares más emblemáticos (tanto tradicionales como modernos). El choque cultural entre lo nuevo y lo tradicional fue lo que más nos impactó.

Más allá del Kawaii ¿cuáles son los lugares que más te gustan de Japón? ¿Por qué?

Me quedo con los mencionados en la pregunta 7. Pero, sobre todo, con Itsukushima y con la ruta del Fushimi Inari para cargar pilas y tener contacto con la naturaleza.

Patricye

¿Qué es lo que más te sorprendió de Japón?

El choque cultural entre lo moderno y lo tradicional. Nosotros nos alojamos en el barrio de Asakusa en Tokio, y lo mismo te encontrabas un templo en medio de la ciudad. También lo amables y serviciales que fueron con nosotros, incluso siendo extranjeros se nos acercaban para ayudarnos a salir del metro o para guiarnos a sitios donde queríamos ir. Se nos olvidó un paraguas en una oficina de correos para recoger el pocket-wifi y, al cabo de unas cuantas horas, cuando volvimos el paraguas seguía ahí. Otra cosa que nos chocó mucho fue la experiencia en un Maid Café en Akihabara. En general, salí con muy buen sabor de boca de toda la experiencia vivida y espero volver tarde o temprano para volver a cargarme de referencias y buena energía.

Por último, Patricia, nos gustaría proponerte un test de respuesta breve. En nuestra campaña Enjoy My Japan hablamos de las 7 pasiones de Japón y nos gustaría que recomiendes a los viajeros un lugar de Japón o experiencia relacionada con cada una de las pasiones:

  • Gastronomía. Okonomiyaki
  • Actividad para realizar al aire libre en Japón: Excursión al Fushimi Inari
  • Un lugar de la naturaleza: Isla de Itsukushima
  • Una ciudad: Tokio
  • Una recomendación artística: Museo Ghibli
  • Un lugar donde relajarse: El Barrio de las Geishas de Kioto
  • Una tradición japonesa que te haya sorprendido: Dormirse en el tren en el hombro del vecino (se ve que es muy normal, pero a mí se me durmió un señor encima y me quedé un poco impactada).