Hospitalidad

Era la primera vez que viajaba a un país extranjero y además iba sola. Apenas había preparado el viaje puesto que surgió de imprevisto y no me lo pensé dos veces. Cómo podía dejar pasar la oportunidad de visitar Japón durante un mes y medio? Al llegar a Japón lo primero que me impacto fue su hospitalidad y amabilidad, puesto que, había leído que eran personas reservadas y que no aceptaban bien a los extranjeros y me lleve una grata sorpresa pues en mi caso he de decir que en todos los lugares que visité me trataron muy bien. La primera noche que salí por la pequeña ciudad de Takatsuki recale en el Bar Rush y su dueña Manami enseguida se puso a conversar conmigo en inglés al verme sola y cuando la dije que viajaba sola, dejo el bar y me llevo a conocer otros bares y a presentarme a sus amigos. Los días que pase en Takatsuki no falle ni un día y a día de hoy seguimos hablando por Instagram.

Pero esto no fue algo aislado, por ejemplo, cuando estuve visitando en Kanazawa el Kenrokuen Garden, estando en la estación de tren una señora se me sentó al lado y comenzó a conversar conmigo y me preguntó si había probado los Poki Poki, que son como los mikados y la respondí que no, pues bien, la señora se fue y volvió a los cinco minutos con una cajita de Poki Poki de chocolate y no paro de insistir hasta que comí uno. Puedo contar otro caso que me ocurrió en un bar en Moriguchi, en el Hard Rock Bar Vampire donde su dueña me regalo unas figuras de Okinawa, que es de dónde es ella y figuritas de origami hechas por ella y un señor que tambien estaba en el bar, y a pesar de que ellos no sabían inglés se esforzaban en interactuar conmigo. Estos hechos no fueron aislados, mi estancia en Japón duro un mes y medio y fueron continuos. #inspirajapon

Por Anhjana

Dónde: Takatsuki