Bunny Tokyo

Bunny Tokyo: “Cualquier presupuesto puede disfrutar de una gastronomía espectacular en Japón”

Elsa A. es la persona detrás de las cuentas de Instagram @bunnytokyo y bunnytokyocafe, una guía de cafés y restaurantes de la capital japonesa de lo más original. En su página web, además, puedes acceder a contenidos muy útiles para el viajero y que no solo tienen que ver con la gastronomía, sino con Tokio en general.

Después de viajar y vivir en distintos países de Europa, Elsa A. se instaló en Tokio, la ciudad a la que llama su “hogar para siempre”. Apasionada de la fotografía, el diseño y, por supuesto, la gastronomía japonesa, esta “Full Time Tokyo Explorer” (exploradora de Tokio a tiempo completo) responde a todas nuestras preguntas en esta entrevista. Toma nota, porque nos recomienda algunos lugares muy especiales para saborear y exprimir a tope la capital nipona y que seguro aumentarán tu lista de lugares a visitar en esta ciudad.

¿De dónde viene tu pasión por Japón? ¿Por qué elegiste Tokio para vivir?

Siempre me ha gustado el manga y el anime así que, por supuesto, tenía mucha curiosidad por conocer Japón. En cuanto pisé Tokio por primera vez, no pude dejar de pensar en vivir aquí, y tras venir tres veces más de viaje, dimos el salto.

Tokio es una ciudad muy especial. Se las arregla para ser tremendamente adictiva por el balance de nuevo/antiguo que hay, sus contrastes y las infinitas posibilidades que ofrece en cuestiones de entretenimiento.

¿Qué fue lo que más te sorprendió cuando llegaste a la ciudad?

¡Lo limpias que están las calles! Y la cantidad de gente que hay. Vengo de una ciudad pequeña. Se nota, ¿verdad? 🙂

Hemos visto que tienes un perfil especializado en cafeterías y en gastronomía de la ciudad. ¿Qué destacarías de Tokio como centro gastronómico mundial?

¡Sus posibilidades! Cualquier presupuesto puede disfrutar de una gastronomía espectacular. Me encanta que haya restaurantes de ramen premiados con Estrella Michelin en el que el bol te cuesta igual que en cualquier otro sitio, por ejemplo.

bunnytokyo

¡Queremos saber tus favoritos!
  • Cafetería: Soy muy fan de Wired Tokyo 1999 en Shibuya. Te vale para comer, cenar, café, copas o sentarte a trabajar. Es mitad librería, así que el ambiente es super acogedor y, además, los camareros/as tienen estilazo (¿será requisito para trabajar ahí? Es un misterio).
  • Dulces: Otro Wired (que casualidad), esta vez Wired Bonbon, en Shinjuku. Me encanta el parfait de matcha y mochi, pero la creme brulee está buenísima también. ¡La mayoría de postres son veganos!

bunnytokio

Tus restaurantes preferidos para disfrutar de la auténtica comida japonesa son…

Sushi Iwa en Ginza para sushi (imprescindible reserva, mejor para comer que para cenar si quieres ahorrarte un dinerillo) y Kanda en Akihabara para soba y tempura. En Kanda hay que hacer cola casi siempre, pero merece la pena. Es pintoresco y lleva más de cien años vendiendo soba… ¡por algo será!

¿Comida y bebida japonesa favorita?

Me encanta el té matcha en todas sus versiones. Y, para comer, okonomiyaki y monjayaki. Como puedes prepararlos con casi cualquier ingrediente, nunca fallan y siempre es divertido ir con amigos porque los restaurantes de okonomiyaki y monjayaki suelen ser DIY (Do It Yourself, “prepáralo tú mismo”).

También hemos podido ver que el gaming es una de tus pasiones y Tokio es la ciudad perfecta para disfrutarla. ¿Qué lugares y rincones recomendarías a los apasionados de los videojuegos?

Mi favorito no es lugar, es un evento: ¡asistir al Tokyo Game Show es una pasada! Si coincide con tus fechas, es una experiencia muy divertida.

Lugar, Akihabara por supuesto. Echar una tarde curioseando por las tiendas retro y visitar el Square Enix Café (mejor con reserva) es un buen plan.

Mención especial: Pokemon Cafe en Nihonbashi y la penúltima planta de Parco Shibuya, donde puedes encontrar tiendas como: Nintendo Store, Capcom Store, Centro Pokemon

bunnytokio

La capital de Japón es sin duda una ciudad frenética con una actividad muy intensa. Si quieres estar tranquila dando un paseo por la ciudad o desconectar, ¿dónde irías?

Cualquier día entre semana (si no hay ningún evento) solo tienes que acercarte al templo o santuario más cercano para desconectar a tus anchas y, en muchos de ellos, disfrutar de la naturaleza.

Para un paseo más largo, me gusta Nakameguro fuera de la temporada de cerezos. Suele estar muy tranquilo y, si tienes suerte, se ven garzas en el río. Y por supuesto, Yanesen, con su ambiente Shitamachi y sus cafeterías vintage.

¿Qué imprescindibles recomendarías para aquellos que van por primera vez? ¿Y para los que repiten?

Cualquier guía online (incluida la mía) te va a decir los lugares más populares, pero mi consejo es que te lo tomes con calma. No me gustan mucho ese tipo de checklists en las que si no visitas Arashiyama parece que tu viaje a Japón “no cuenta”.

Hacen falta meses para conocer Tokio, y una vida para descubrir todo Japón. Si te gusta el manga, por ejemplo, ¡no te cortes! Centra tu viaje en eso y no tengas miedo a repetir lugares que te hayan encantado. Si sientes que te quedan cosas por hacer, no te preocupes: estadísticamente, ¡es muy probable que vayas a volver a venir! (risas)

Si tengo que recomendar algo, creo que la experiencia ryokan es maravillosa. Dormir en futón, las cenas y desayunos tradicionales, el servicio super acogedor… creo que merece la pena.

bunnytokio @bunnytokyo

Si no vivieses en Tokio, ¿en qué otra ciudad o lugar de Japón vivirías? ¿Por qué?

Si tengo que escoger otra ciudad, o bien Yokohama o bien Kamakura. Me encantan ambas. Yokohama es conveniente para vivir porque está bien comunicada, hay de todo y tiene su propio carácter; no hay más que ver Minato Mirai y Chinatown. Kamakura es preciosa y, para mí, tiene el equilibrio perfecto entre relax y bullicio. Cerquita de Enoshima y las playas de Hayama no están nada mal.

Si volvieses a vivir en España, ¿qué es lo que más echarías de menos de Japón?

Estar en el epicentro mundial del manga y anime, sushi barato, pero de calidad; la explosión de cerezos a finales de marzo, las infinitas posibilidades fotográficas y, por supuesto, las amistades que he hecho y que, espero, duren para siempre.